Inicio Noticias Reseñas Corrida Inaugural

Corrida Inaugural

Diego Ventura y José María Hermosillo, triunfan en la inaugural de la Temporada Grande

El triunfo compartido llegó para el rejoneador Diego Ventura y para José María Hermosillo, con el corte de una oreja cada uno. Hermosillo, dejó un grato sabor de boca al estar asentado con la muleta y esbozar así muletazos de gran calidad. Antonio Ferrera pechó con un lote complicado que no dio opción alguna para el lucimiento, mientras que Leo Valadez dejó la variedad en sus actuaciones, destacando lo hecho en el segundo donde estuvo vistoso con el capote y banderillas, y con variedad en su trasteo muleteril sin estar certero con la espada.

“De Todo Corazón”, el abre plaza de festejo con el que Hermosillo saludó por verónicas. El momento de la alternativa fue la antesala de una faena que comenzó con doblones ante el ejemplar de Julián Hamdan que tuvo ritmo y que humilló con clase. Tandas de mucho poder y verdad firmó el hidrocálido por ambas manos ante un toro que terminó aplomándose pero al que robó muletazos con poder y verdad, rubricando de gran estocada para cortar una oreja. Con su segundo, el toro ofreció a cuenta gotas, complicado y de medias embestidas, siempre defendiéndose, por lo que abrevió para tirarse a matar y ser silenciado tras un aviso.

El segundo astado de la tarde y primero de Diego Ventura, mostró la gran dimensión del rejoneador que en terrenos muy comprometidos y de la mano de “Bronce”, batiéndose en corto. Con “Dólar” puso la emoción ante este reservón de Fernando de la Mora, colocó banderillas a dos manos en los lomos de “Dólar”, sin la cabezada, teniendo un gran cierre con las banderillas cortas, sin embargo, la colocación del rejón de muerte no colaboró para que se tocara pelo terminando por ser ovacionado.

Diego Ventura no tuvo materia prima para el lucimiento con el quinto de la tarde, un astado del hierro de Marrón al que saludó montando a “Joselito”. Adornos de calidad con “Frascuelo”, pero el toro fue imposible, sin opción alguna, por que apostó por un toro de regalo del hierro de San Isidro donde el triunfo llegó. “Tabaño”, fue el toro de regalo de Diego Ventura, procedente del hierro de San Isidro, al que recibió a porta gayola, rodándose con mucha torería con el astado y junto a “Fino”, inició con las banderillas toreando en terrenos muy comprometidos, batiéndose con verdad y mucha torería para llegar a grandes momentos cumbres con “Bronce”, toreando con temple y siempre de frente, y para finalizar “Dólar”, ha hecho vibrar a La México con las banderillas a dos manos. Finalmente con “Prestigio”, culminó con las banderillas cortas para estar certero con el rejón de muerte y cortar una oreja.

El tercero de la tarde correspondió al diestro español Antonio Ferrera que desde el capote se desentendió, saliendo suelto y poniendo todo cuesta arriba en la muleta donde sólo le permitió muletazos aislados. Mató de media estocada para ser silenciado. Su segundo, un toro de Julián Hamdan, tampoco colaboró, pese al esfuerzo del torero, siendo silenciado.

Leo Valadez lo intentó todo con le cuarto, destacando su saludo con el capote y un quite por chicuelinas que combinó con caleserinas para rematar con la brionesa. La apuesta del hidrocálido continuó con banderillas dejando lo mejor para el cierre con un par al violín por los adentros. El astado tuvo muy poca entrega, siendo deslucido y pegando arreones, con mucho peligro, la entrega fue clara por parte de Valadez que estuvo por encima para ser silenciado.

Con el segundo de su lote, Leo Valadez dejó un visto quite por “Zapopinas”, y de nueva cuenta dejó la solvencia con las baderilla ante un astado que en la muleta le permitió el lucimiento por ambos lados, muletazos templados, y por el izquierdo naturales con mucha clase y profundidad, que fueron reconocido por el respetable. Valadez sin duda estuvo toreando con mucho temple y hondura y mostrando su clara evolución, sin embargo, la espada no le permitió llegar a tocar pelo.

 

Compra tus boletos