Inicio Noticias Reseñas “El Conde”, dos orejas y salida a hombros la tarde de su despedida

“El Conde”, dos orejas y salida a hombros la tarde de su despedida

Uriel Moreno “El Zapata” y José Luis Angelino, oreja por coleta

La tarde de la octava corrida de la Temporada Grande 2018-2019 de La México concluyó con el corte de cuatro orejas. Alfredo Ríos “El Conde”, cosechó dos trofeos en la tarde de su adiós de la afición capitalina, consiguiendo la salida a hombros, Uriel Moreno “El Zapata” y José Luis Angelino, cortaron oreja por coleta, dejando además a su paso buenas sensaciones con faenas de entrega.

“Carasucio”, de 545 kilos, primero de la tarde para Alfredo Ríos “El Conde”, que estuvo breve con el capote, cubriendo con facultades el segundo tercio al dejar tres buenos pares. Citó de largo para ligar un cambiado por la espalda, toreó de inicio por el izquierdo sin tener ligazón, probó por el derecho y dejó muletazos aislados llegando una ligada serie, la cuarta, con poder al dejar la muleta en la cara, continuó con buenos pasajes para culminar con manoletinas, estocada certera para cortar una oreja.

“Cardicito”, de 520 kilos, para Uriel Moreno “El Zapata”, dos largas cambiadas de rodillas y tras la Suerte de Varas un quite por navarras y con las banderillas en su propia interpretación, el primero, el Par Monumental, de su creación, que lo llevó esta tarde a dar la vuelta al ruedo, destacó en el cierre con un comprometido “Par al Violín”. El comienzo de su trasteo ha sido por pitón derecho dejando tres buenos muletazos. Toreó con temple y mando ante la clase del toro que terminó por romper en una faena de buen contenido. Se tiró a matar con auténtica verdad, siendo prendido sin consecuencias. Oreja tras aviso.

El tercero de la tarde, “Cardicito”, de 462 kilos, para José Luis Angelino, que destacó con las chicuelinas en el quite y tres buenos pares de banderillas, con la faena de muleta doblones con mando, sin encontrar después las condiciones para el lucimiento. Abrevió y se retiró en silencio.

Alfredo Ríos “El Conde”, con el toro “Pitinesco”, de 512 kilos, con el que tuvo algunos pasajes aislados por el pitón derecho sin poder encontrar el lucimiento. Errático con la espada se retiró en silencio.

Uriel Moreno “El Zapata” con su segundo, destacó con un quite por navarras y con las banderillas una vez más puso de manifiesto sus sobradas facultades luciendo con gran verdad. En su trasteo muleteril estuvo voluntarioso con un toro que tuvo poca duración por lo que fue aplaudido.

“Farolero”, de 518 kilos, fue el segundo del lote de José Luis Angelino, que cortó una oreja, desde el inicio con el capote lució de gran forma en el saludo capotero por gaoneras y con variedad firmó un quite por saltilleras. El toro de Barralva tuvo fondo y bravura y se empleó con calidad por el pitón izquierdo construyendo así una faena en la que consiguió la respuesta del respetable. Certero con el acero dejando una estocada de efectos fulminantes para así tras la petición llevarse una oreja.

Alfredo Ríos “El Conde” regaló un sobrero de Barralva, de nombre “Siempre Juntos”, fue el toro que marcó su despedida y con el que nuevamente apostó por lucir en los Tres Tercios de la lidia. Quite por chicuelinas para rematar con una media verónica, con las banderillas, tres buenos pares y en su quehacer muleteril una labor por ambos pitones ante un toro que tuvo movilidad y al que mató al segundo viaje, siendo mayoritaria la petición de oreja que se concedió lo que le dio la salida a hombros.

Compra tus boletos