Inicio Noticias Reseñas Ponce y Joselito dejan la naturalidad en la primer Corrida de Aniversario

Ponce y Joselito dejan la naturalidad en la primer Corrida de Aniversario

Enrique Ponce y Joselito Adame firmaron actuaciones de gran relevancia en la primera de las dos Corridas de Aniversario pactadas en La México. Ponce toreó por nota al lote que le correspondió para destapar el frasco de las esencias y cautivar a la afición presente. Una oreja cortó Enrique Ponce, al igual que Joselito Adame que con su primero tuvo el poder, metiéndose en los pitones, y con su segundo, realizó una templada faena ante un buen toro del hierro de Fernando de la Mora, la salida por la Puerta del Encierro se alejó al pinchar, y aunque la petición fue mayoritaria todo quedó en una vuelta al ruedo. Para José Mauricio esta tarde fue cuesta arriba ante un lote complicado, valerosa fue la actuación a su segundo con el que se llevó varias volteretas sin mayores consecuencias.

Enrique Ponce abrió la tarde para lancear a pies juntos y después adornarse con las chicuelinas, brindó al respetable y comenzó a meter al toro en vereda para cuajar por pitón derecho con largueza y profundidad, rubricando con un cambio de mano que duró una eternidad. La faena tuvo la clase que en sus manos aquilata el diestro valenciano que por ambos lados hilvanó series con naturalidad ante un buen ejemplar de Fernando de la Mora con el que culminó con dos poncinas para rematar de una buena estocada y cortar una oreja con fuerte petición de la segunda. Con el segundo de su lote, destacó en varas el picador José Palomares que dejó un gran puyazo. El toro tuvo poco recorrido mostrando a un Enrique Ponce esforzado y con ánimo de agradar para esbozar detalles de gran calidad.

Buen saludo capotero tuvo José Mauricio con el primero de su lote que hizo después el quite por caleserinas. En la muleta el toro no se empleó, embistiendo siempre con la cara arriba, por lo que la faena fue meritoria para tras fallar con la espada retirarse en silencio. Con su segundo, José Mauricio, dejó un buen saludo por verónicas, y con la muleta se estrelló con las pocas opciones del de Fernando de la Mora. El torero se la jugó y buscó la cuadratura del círculo, pisando los terrenos comprometidos y llevándose en aras de agradar volteretas que por fortuna no tuvieron mayores consecuencias, fue ovacionado.

Joselito Adame saludó a su primero con una larga cambiada para después torear por delantales con gran clase. Brindó al respetable para firmar una faena que fue de menos a más, pues el toro que no tenía claridad terminó por meterse en el engaño del hidrocálido que se metió en los pitones y que en la cercanía de las tablas cuajó su faena en la que se pegó un verdadero arrimón, y por ello, de uno en uno extrajo la valía en cada muletazo, con un enorme mérito. La estocada estuvo en buen sitio y el toro dobló con prontitud para así cortar una oreja de ley.

Joselito Adame con el cierra plaza dejó un buen saludo con chicuelinas para en la muleta plasmar una faena con clase y emotividad ante el buen juego del astado. Corrió la mano diestra y se fundió en muletazos enfibrados, y por el izquierdo, naturales largos, con la mano muy baja, llevando al toro con los vuelos de su muleta que hoy nuevamente se plagó de plasticidad en el ruedo de La México. Por el izquierdo continuó prodigándose en una estampa torera que continuó con las “luquecinas” bajo su propia interpretación. El toro tardó en doblar y por ello se escapó la posibilidad de cortar una oreja que con fuerza solicitó el público ante la negativa del Juez de Plaza, dando una vuelta al ruedo.

Compra tus boletos