Inicio Noticias Reseñas Triunfal tarde para Morante y Joselito

Triunfal tarde para Morante y Joselito

Oreja por coleta en la segunda tarde de la Temporada Grande en La México

Morante de la Puebla y Joselito Adame han compartido el triunfo en la segunda corrida de la Temporada Grande, cortando oreja por coleta. Grandes han sido las emociones en una tarde donde la afición vibró con el capote y muleta de Morante de la Puebla tras la faena a su segundo, dimensionándose el poder de Joselito Adame que estuvo con entrega en su lote. Ernesto Javier “Calita”, firmó lo mejor con su segundo, con muletazos de clase ante un astado que fue a menos y que terminó por irse vivo tras las fallas con la espada.

“Greco”, de 480 kilos, de Bernaldo de Quirós, el abre plaza para Morante de la Puebla, que saltó al callejón sin dejar daño alguno a su paso. Con el capote breve estuvo el de la Puebla del Río, y con la muleta cuajó buenos muletazos a un toro que tuvo poca fuerza posiblemente por el salto al callejón, aún así, la clase quedó manifiesta, y por ello, aunque aislados, tuvieron la templanza por el derecho los trazos que firmó el torero. División de opiniones al término de su actuación.

“Palomero”, de 555 kilos, segundo de la tarde, para Joselito Adame, que saludó con larga cambiada de rodillas para después fundirse en un buen saludo capotero con verónicas acompasadas. Un quite por gaoneras provocó la reacción del tendido que reconoció el buen toreo de Adame. Poco a poco fue extrayendo los muletazos al de Bernaldo de Quirós, que terminó por entregarse, cuajándole muletazos de mucha calidad por el pitón derecho, y así reflejarse el poder, madurez, y evolución del torero. Naturales de gran empaque al correr la mano izquierda dieron continuidad a la buena labor del hidrocálido, que se adornó con las luquecinas en los pasajes finales, rubricando de efectiva estocada para cortar una oreja.

“Destino”, tercero de la tarde, de 530 kilos, y primero del lote de Ernesto Javier “Calita”, que bregó con torería. En su trasteo muleteril quedó el esfuerzo grande del torero, que con poder y verdad extrajo buenos muletazos ante un ejemplar agarrado al piso. “Calita”, se metió entre los pitones, y con solvencia y técnica peleó para extraer los muletazos. Palmas.

“Aguanieve”, de 528 kilos, para Morante de la Puebla, que con chicuelinas y verónicas estrujó a la afición por la cadencia con la que llevó el percal. Muletazos por alto y el primer derechazo de los que detienen el tiempo, así es la apertura de obra de Morante, que toreó con despaciocidad, a ritmo, al suyo, al que nace y se lleva con los vuelos. Ese es la magia de Morante con la afición de La México al prodigarse por naturales de esos que tienen la profundidad tan clara como el agua. Esta vez, la espada sí fue su alidada, y lo llevó a redondear su faena, cortando una oreja.

“Venadito”, quinto de la tarde de 538 kilos, segundo del lote de Joselito Adame, que poco se prestó para el lucimiento debido a que después de un par de banderillas se estrelló en las tablas, quedando con poca fuerza y costándole una enormidad acudir al cite del hidrocálido. En su querencia natural fue donde terminó de arrebatar muletazos de poder, abandonado, con las ideas claras, y teniendo en mente que ser torero y estar en La México es para todo o nada. Mató al segundo viaje para ser aplaudido.

El cierra plaza del festejo, “Agradecido”, de 495 kilos para Ernesto Javier “Calita”, que saludó por chicuelinas, en la muleta, consiguió muletazos de buena manufactura sin llegar a romper debido a las condiciones del de Bernaldo de Quirós. Esfuerzo claro sin recompensa que se esforzó de principio a fin. No pudo con la espada, sonaron los tres avisos y armó la bronca.

Compra tus boletos